Saltar al contenido

Domótica con esteroides: la urbótica

En un articulo anterior hablamos de las diferencias entre la domótica y la inmótica y vimos que si bien poseían elementos en común, cada termino hacia referencia a un área especifica de aplicación de las tecnologías. Mientras la domótica se centraba en la automatización de las viviendas, la inmótica se centraba en los edificios cuyo fin no es la habitabilidad permanente, como una universidad o un hospital.

Sin embargo, en los últimos años y a medida que la tecnología avanza y las escalas crecen un nuevo concepto empezó a surgir, y ¿si aplicamos los conocimientos de la domótica a una escala más grande?…….bastante más grande. Surge así la urbótica, la domótica de las ciudades. El término que proviene de las palabras urbs (‘ciudad’ en latín) y tica (de automática, ‘que funciona por sí sola’ en griego), hace referencia a un nuevo modelo de ciudad que está surgiendo: la ciudad inteligente (Smart city en inglés). Las ciudades inteligentes son un concepto relativamente nuevo también, que ha surgido a medida que este tipo de tecnologías alcanza las escalas necesarias para ser adaptas a un entorno tan grande como una ciudad.

Urbótica y las ciudades inteligentes.

La seguridad, la administración de los residuos, el trafico, el alumbrado publico, etc. son elementos cruciales en la vida de una ciudad, y su correcto funcionamiento son parte esencial de la calidad de vida de sus habitantes. Nuestras ciudades modernas están cada vez más atestadas y por lo tanto deben buscarse nuevas maneras de hacer frente a los dilemas diarios de funcionamiento de las grandes urbes.

En una ciudad inteligente lo que importa es la eficiencia y la sostenibilidad. Por lo tanto, en este mundo moderno lograr la automatizacion de algunos servicios que permitan que los mismos funcionen de mejor manera se vuelve un objetivo básico. En este contexto la urbótica adquiere un rol fundamental, dado que es la encargada de captar información a través de las cámaras y sensores desperdigados por la ciudad. Esta información será luego utilizada para la toma de decisiones en los procesos de automatizacion que las ciudades lleven a cabo.

Singapur un ejemplo de ciudad inteligente.

Singapur es uno de los países más ricos del planeta, pero también uno de los mas pequeños. Por eso no es de extrañar que esta ciudad-estado tenga como objetivo transformarse en uno de los centro de referencia mundiales para las ciudades inteligentes. Su programa Smart Nation se ha concebido con la idea de convertir a Singapur en un laboratorio en tiempo real sobre las distintas aplicaciones de la urbótica. A continuación veremos algunos ejemplos de áreas donde Singapur ha decidido invertir en pos de estos objetivos.

Servicios de salud a distancia.

Imaginemos que nos estamos recuperando de un accidente grave y que nuestra movilidad es reducida. El proceso de recuperación implica trasladarse con cierta frecuencia al hospital para seguir con el tratamiento. ¿Pero que pasaría si pudiéramos llevar el hospital a la casa del paciente?

Con el programa Tele Health se intentó dar una solución a esta problemática. A través de tabletas electrónicas especialmente diseñadas se guía a los pacientes en la rutina de ejercicios que deben realizar para recuperarse de sus lesiones. Los movimientos se registran por medio de sensores de movimiento y cámaras previamente instalados en el hogar del paciente. Terminada las sesiones, los médicos revisan el comportamiento de los pacientes y hasta pueden hacer videollamadas con los mismos para realizar un seguimiento mas personalizado.

Transporte público inteligente

Singapur tiene apenas 700 km cuadrados, pero en ese espacio reducido viven más de 5,5 millones de personas. Con estos números no es de sorprender que el trafico sea un problema, un problema grande.

La incorporación de autobuses con sistema de GPS y conexión permanente a internet permite monitorear en tiempo real el transporte público. Las autoridades son capaces de saber a que velocidad se mueven los vehículos, así como cuantas personas hay a bordo de cada unidad. Además, las paradas de autobús también van a renovarse con la incorporación de Wi-Fi, mapas interactivos y libros electrónicos para que las esperas sean más cortas para los usuarios.